Se solicitan mujeres rebeldes.


La mujer no nace se hace. Ningún destino biológico, físico o económico define la figura que reviste en el seno de la sociedad la hembra humana; la civilización es quien elabora ese producto intermedio entre el macho y el castrado al que se califica como femenino.

Simone de Beauvoir


Se solicitan mujeres rebeldes, no revolucionarias. Las mujeres revolucionarias buscar cambiarle el ritmo a lo que ya existe, revolucionarlo.
Sin embargo las mujeres rebeldes se cuestionan todo, no están dispuestas a vivir bajo viejos paradigmas, estereotipos, roles impuestos por la sociedad o por costumbres.
No importa que haya grupos que luchen por nuestros derechos si nosotras no los hacemos nuestros, no los vivimos, no vamos por todo.
Por ejemplo el matrimonio puede llegar a ser una trampa si ellas o incluso ellos no lo eligieron con plena convicción propia. Un matrimonio entre dos personas con más conciencia de si mismas y de la individualidad y derechos de su pareja es posible que tengan más equidad y estén expuestos a menor frustración.
Las mujeres rebeldes pueden plantearse su propia forma de relacionarse, de llevar su matrimonio, de no asumir roles predispuestos por los siglos de los siglos.
Las mujeres rebeldes son quienes cambian las familias “prototipo” y crean relaciones familiares más abiertas y adaptables a los constantes cambios sociales.

Una mujer rebelde no es sencilla, no es maleable, no es seguidora de nadie, no es dependiente, no es conformista, no es acomplejada, no es fácil pero por ello es maravillosa.
Una mujer rebelde promete a su pareja y a sus hijos una vida llena de experiencias, de vida intensa, de diversión, de exploración, de inquietud, de empuje, de crecimiento, porque una mujer rebelde jamás se rinde.

Una mujer rebelde es responsable de si misma, de sus acciones y de su presencia en el mundo y tiempo que le toco vivir.

Ni santas ni putas, esta frase describe bien a las mujeres rebeldes, porque somos muchísimo más que esos dos moldes, somos únicas e irrepetibles y cada mujer rebelde esculpe un molde que al morir se rompe. No hay moldes para ser mujer de tal o cual forma, hay riqueza al construirse una mujer rebelde, y cada una de nuestras antecesoras es inspiración.

Una mujer rebelde alza la voz, ante cualquier injusticia, actúa socialmente para que lo que se tenga que cambiar, cambie. Se sabe enojar, es creativa y tiene la plena convicción de que es capaz de lograr cambios en el mundo que le tocó vivir.

Las mujeres rebeldes son quienes reclaman a sus gobiernos lo que les pertenece por derecho, y si no se los dan toman cartas en el asunto y accionan para que el aparato gubernamental no sea un obstáculo para su desarrollo, tampoco la economía.

Las mujeres rebeldes defiende su libertad como el bien más preciado.

México necesita mujeres rebeldes, hay una gran deuda que ninguna autoridad está dispuesta a pagar sin no se lo reclaman las afectadas, si nosotras, las mujeres no estamos unidas como un grupo fuerte, si ignoramos nuestros derechos, nuestra naturaleza. El mayor capital de los gobernantes es nuestra ignorancia, nuestra apatía y nuestra desunión como género. México anhela mujeres rebeldes de acciones tomar.

¿conoces a una mujer rebelde?, entonces eres afortunado o afortunada, hay alguien que no permitirá que tu vida sea la misma.

¿Y tú qué tan rebelde eres?


3 comentarios:

Anónimo dijo...

?Donde está mi comentario?
Elisabet (de Brasil)

Anónimo dijo...

Soy rebelde, soy mujer, yo sé lo que quiero...
Por supuesto, las incoerencias están presentes en nuestras vidas, pero hay que tenermos actitudes críticas y serenas.
Por esto, también soy revolucionaria, porque veo la vida com pasión, con voluntad de cambiar nuestras relaciones de género...
Congratulaciones por su blog, de acá, de Brasil, una rebelde de Petrolina, del estado de Pernambuco.
Elisabet

Mariela Castro Flores dijo...

Yo soy rebelde y eso me hace ser revolucionaria, la revolución es la acción posterior al cuestionamiento constante que indigna. Porque como soy mujer, me lo cuestiono todo, porque este mundo, patriarcal y jodido,me ha puesto en desventaja y cada día doy dos pasos adelante y uno atrás, avanzo, lento; pero me muevo, la rebeldía me corre por las venas y la revolución es mi vida.
Fuerza a las rebeldes que motivan.
Saludos.